Enfrentando al estrés con prácticas sencillas

EL estrés es una reacción natural del cuerpo ante situaciones desafiantes. Es una situación de tensión psicológica, biológica, emocional, mental, que se sucede como respuesta a una demanda del ambiente en cualquiera de las áreas mencionadas.

Puede ser positivo o negativo. Un nivel de estrés normal se considera positivo ya que ayuda a estimular a las personas para actuar ante los estímulos de la vida diaria. El estrés crónico puede tener efectos negativos en la salud.

Querido lector te traemos hoy consejos prácticos para enfrentar al complejo problema del estrés.

La tensión constante trae consecuencias

El trabajo exigente, problemas económicos, relaciones tensas, falta de tiempo, inseguridad respecto del futuro son causas comunes de estrés. También lo pueden ser problemas físicos como traumatismos, operaciones, el padecimiento de enfermedades, etc

El estrés crónico puede causar problemas de sueño, ansiedad, depresión y afectar el sistema inmunológico.

Probablemente no podamos evitar todas las situaciones estresantes de nuestra vida diaria; pero sí podemos contrarrestar esa tensión constante con actividades y ejercicios que tienen como objetivo relajarnos tanto física como mentalmente.

Cómo volver al equilibrio

Mencionaremos tres técnicas o prácticas para compensar el desequilibrio provocado por el estrés:

Vivir el momento:  El pasado nos sirvió de experiencia, de aprendizaje; el futuro todavía no existe; entonces vivamos exactamente en el presente y resolvamos con inteligencia las circunstancias desde él. Esto reducirá en forma significativa nuestros niveles de estrés.

Aprendamos de los niños, que viven más entregados, con más confianza en la vida. Aun cuando ellos dependen totalmente de sus padres o cuidadores, no se preocupan por el futuro, se van adaptando a las circunstancias que la vida les trae.

“Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal”. Mt. 6, 34.

En la práctica ¿Cómo se logra vivir el instante? Prestando atención a la actividad que estoy haciendo, si estoy caminando, camino; si estoy comiendo como; si estoy trabajando, trabajo; si estoy cocinando, cocino; no pienso en otra cosa.

Integrarse con la naturaleza: Es recomendable salir periódicamente al campo, hacer caminatas, andar descalzos, disfrutar del silencio y aprovechar de manera consciente el aire puro que allí se respira. En la naturaleza encontraremos es equilibrio y esa armonía que tanto necesitamos.

Meditación: Ciencia antiquísima y de creciente popularidad en el mundo occidental.

 A través de las prácticas de Relajación, Concentración y Meditación, podemos ir logrando el equilibrio mental, emocional en nuestra vida.

La Meditación implica un estado de mente pasiva. Necesitamos silenciar la mente; es decir, NO PENSAR.

Con la práctica diaria de la meditación nos vamos convirtiendo en personas más reflexivas y serenas, ello evita la repetición de eventos y problemas, y, por ende, de situaciones estresantes.

La Gnosis a través de sus cursos ofrece claves y técnicas para la correcta práctica de la meditación.

Viviana A